HABRÁ GUERRA DE ARANCELES MIENTRAS DURE LA RENEGOCIACIÓN DEL TLCAN

Las amenazas e imposición de cuotas arancelarias por parte de EU a productos mexicanos, pueden durar todo el tiempo que tarde renegociar el TLCAN.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) –
La amenaza de imponer aranceles extraordinarios por parte de Estados Unidos a México y Canadá puede permanecer todo el tiempo que se prolongue la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Lo anterior es la conclusión a partir del estilo de negociar del presidente Donald Trump, que usa con el fin de presionar a sus socios comerciales para que cedan a las propuestas que convienen a su país dentro del TLCAN, señalaron expertos de UBS y Bursamétrica consultados por Expansión.

Bajo el escenario de retomar las negociaciones el siguiente año es muy probable que el proceso dure todo 2019 con todo y lo que eso implique, es decir, amenazas y presiones por parte de Donald Trump.

“No hay por qué pensar que la incertidumbre y tensión de las últimas semanas vayan a bajar, estas pueden permanecer en la medida que vaya avanzando la renegociación, habrá temporadas tensas y relajadas”, dijo Esteban Polidura, director de Inversiones de UBS México.

La prolongación de las negociaciones para modernizar el TLCAN podría seguir generando volatilidad en los mercados, depreciación del peso mexicano y presiones inflacionarias para la economía mexicana, señala el experto.

No obstante, la perspectiva de inflación para el cierre de año de UBS en México se mantiene en 4.4%, mientras que la de Bursamétrica se mantiene en 4%.

“Mientras sigan las renegociaciones se van a mantener las amenazas de nuevos aranceles”, advirtió Arturo Ortiz, socio director de Bursamétrica.

El primer golpe arancelario de Estados Unidos se vio al inicio de la sexta ronda de negociaciones para modernizar el Tratado, en enero pasado.

Estados Unidos impuso aranceles a todas sus importaciones de lavadoras y paneles solares. Aunque la medida aplicó a todo el mundo, fue un golpe para México, pues este país es el segundo proveedor de Estados Unidos de este electrodoméstico, refieren datos del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

En la sexta ronda comenzaron a subirse a la mesa de negociación las propuestas polémicas de Estados Unidos, y en las que ni México, ni Canadá han cedido: incrementar el contenido regional y estadounidense de autos que fabrican los tres países, la cláusula que prevé terminar con el acuerdo cada cinco años y eliminar los capítulos del TLCAN para dirimir disputas comerciales.

Poco después, en marzo, con poco avance en los temas controversiales. Trump anunció que impondría aranceles al acero y aluminio provenientes de todo el mundo, pero aplicó una exención para Canadá y México condicionada a llegar a un acuerdo antes del primero de junio, fecha clave para aprobar el nuevo acuerdo por el actual congreso estadounidense.

Pero el 31 de mayo, al no llegar a un acuerdo, y sin avances en los temas difíciles, Estados Unidos aplicó aranceles al acero y aluminio provenientes de México y Canadá, al tiempo que instruyó ordenes al Departamento de Comercio para iniciar una investigación que puede derivar en la aplicación de aranceles a los autos elaborados fuera de territorio estadounidense.

Los aranceles al acero y aluminio se dieron en el momento justo para llegar a un acuerdo, pero esto lanza señales de que Estados Unidos quiere seguir en el TLCAN, pues es una manera de presionar para llegar a un acuerdo, explicó Esteban Polidura, director de Inversiones en UBS México.

“Es una forma que utiliza Estados Unidos para lograr que sus objetivos para el TLCAN sean aceptados, pero como México y Canadá no han cedido, vino la imposición de estos aranceles. Estas amenazas e imposiciones pueden durar el tiempo que la renegociación esté abierta”, consideró Arturo Ortiz.

Considerando los tiempos electorales de México y Estados Unidos, se observa poco factible que los tres países terminen de renegociar el tratado este año, coincidieron los especialistas.

El escenario para UBS y Bursamétrica es que se continúe con la negociación hasta 2019, cuando México ya tenga un nuevo gabinete presidencial y en Estados Unidos inicie una nueva legislatura.

En tanto, ya hay amenazas de Estados Unidos de aplicar aranceles a los autos que se fabriquen fuera de territorio estadounidense. Mientras que México analiza entrar a un esquema carrusel para aplicar aranceles en represalia.

expansion.mx



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NEWSLETTER

CBS Vallarta